Patrones de las técnicas de Hipnosis de Milton H. Erickson, M.D. Vol I – Prefacio

Un ataque de poliomielitis en 1919, poco después de mi graduación del bachillerato, me dejó totalmente paralizado durante varios meses, pero con mi vista, mi oído y mi cabeza en perfectas condiciones. Dado que me hallaba en cuarentena en la casa de la granja, había poca diversión disponible. Afortunadamente, siempre me interesó la conducta humana, y estaban mis padres y ocho hermanos, y también la enfermera que cuidaba de mí, disponibles para mi observación. Mi incapacidad para moverme tendía a restringirme sus intercomunicaciones sobre mí. Aunque ya sabía algo del lenguaje del cuerpo y otras formas de comunicación no verbal, me sorprendí al descubrir las frecuentes y, para mí, a menudo asombrosas contradicciones que se daban entre la comunicación verbal y la no verbal en un solo intercambio. Esto despertó tanto mi interés que intensifiqué mis observaciones cada oportunidad que tenía.

El descubrimiento de que los “dobles sentidos” eran percepciones a dos niveles distintos de comprensión, a menudo en base a asociaciones experienciales totalmente diferentes, abrió un nuevo campo de observación. Entonces, cuando descubrí que podría darse un “triple sentido”, empecé a ensayar mentalmente la reformulación de una sola comunicación para causar percepciones distintas, incluso de carácter contradictorio, en diferentes niveles de comprensión. Estos esfuerzos me llevaron al reconocimiento de muchos otros factores que gobiernan la comunicación como las tonalidades, tiempos, secuencias de presentación, asociaciones cercanas y lejanas, contradicciones inherentes, omisiones, distorsiones, redundancias, demasiado y poco énfasis, franqueza y tortuosidad al hablar, ambigüedades, relevancia e irrelevancia -por nombrar unos cuantos. También se hizo aparente que existían múltiples niveles de percepción y de respuesta, de los cuales no todos se encontraban necesariamente en el nivel usual de consciencia, sino en niveles de comprensión no reconocidos por el yo, a menudo descritos popularmente como “instintivos” o “intuitivos”.

Quizás el mejor y ejemplo más simple sea el caso de la actuación de Frank Bacon durante su papel de estrella en la obra “Lightnin’”, en la cual, por la pronunciación de la sola palabra no en diversos momentos, comunicó al menos dieciséis significados distintos. Estos significados inluían un No empático, un sutil, una promesa tácita de No aún, un divertido No seas ridículo, e incluso la exquisita negativa ¡No, aunque todo el infierno se congele! El tono alterado de la voz puede constituir un auténtico vocabulario de transformación de la comunicación verbal, así como el lenguaje corporal.

Más adelante, fui introducido en la hipnosis experimental por Clark L. Hull, y tomé conciencia de las posibilidades tanto de reducir el número de focos de atención como de seleccionar y maniobrar en focos de atención específicos. Esto me llevó a combinar mi conocimiento de las complejidades de la comunicación con la hipnosis con propósitos experimentales y psicoterapéuticos.

Aunque este libro escrito por Richard Bandler y John Grinder, al que contribuyo con este prefacio, está lejos de ser una descripción completa de mis metodologías, como claramente dicen, es una explicación mucho mejor de cómo trabajo que la que yo mismo puedo dar. Yo sé lo que hago, pero explicarlo es demasiado difícil para mí. Un ejemplo simple de esto es la experiencia de mi hija, Kristina, cuando era estudiante de medicina. Ocurre que cogió un artículo escrito por Ernest Rossi y por mí, y tras leerlo, comentó fascinada “¡Así que así es como lo hago!” El Dr. Rossi, que estaba presente, preguntó inmediatamente “¿Así que así es como haces qué?” Ella explicó “Todo paciente tiene derecho a negarse a un examen rectal y de hernia, y muchos pacientes así lo hacen. Pero cuando yo he llegado a la parte del examen, les digo a mis pacientes, comprensivamente, que yo sé que están cansados de que les mire los ojos, los oídos y la nariz, y metiendo y sacando los útiles aquí y allá, pero que, tan pronto se complete el examen rectal y de hernia, ya pueden decirme adiós. Y siempre esperan pacientemente para decir adiós”.

Mientras que me gustaría que hubiera análisis todavía más profundos de las complejidades de la comunicación con propósitos de hipnosis, lo que requeriría mucho más que este libro que Bandler y Grinder puede tratar, también me gustaría un análisis de cómo y por qué la comunicación cuidadosamente estructurada puede obtener respuestas tan extensivas y efectivas de los pacientes. Incuestionablemente, dichos estudios ser realizarán finalmente. Espero con ganas el Volumen II de esta serie de Richard Bandler y John Grinder.

Ha sido un placer y un privilegio escribir prefacio de este libro. Digo esto, no porque se centre en torno mis técnicas de hipnosis, sino porque hace mucho tiempo que se necesita reconocer que la comunicación significativa debería remplazar la repetitividad, las sugestiones directas y las órdenes autoritarias.

Milton H. Erickson, M.D.

101 East Hayward Avenue

Phoenix, Arizona 85020

Patrones de las técnicas de Hipnosis de Milton H. Erickson, M. D. Vol I. John Grinder & Richard Bandler

Traducción de Ka.  para Fragmentos de Textos Selectos

Anuncios

~ por Ka en 19 agosto, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: